sábado, noviembre 19, 2011

El ejercito de los tornillos

Si te apartas un poco te das cuenta que es demasiado fácil marcar la diferencia si no fuera tan increíblemente complicado. Resulta evidente donde estamos y hacia donde nos dirigimos tras la siguiente vuelta de tuerca. Es fácil darse cuenta como resultamos una copia de una copia de otra copia, es tan fácil verlo, que si queremos, tan solo si queremos, podemos apartarnos y convertirnos en algo distinto, pero también el querer apartarse establece en gran medida reconocer una avalancha de sinsabores. Es fácil marcar la diferencia y darse cuenta de todo lo que ya es parecido, pero es difícil si la copia de una copia de otra copia, es la copia de una copia de otra copia feliz, entonces que mas da lo desconocido...

No hay comentarios:

Publicar un comentario